25 MUERTOS POR ATAQUE ARMADO EN TABLE DANCE

Coatzacoalcos, Ver.- El saldo de muertos que dejó la explosión e incendio en un table dance en la ciudad de Coatzacoalcos ha aumentado a 25; las autoridades revisaban anoche el sitio, en busca de más víctimas, pues hubo testigos que aseguraban haber visto más personas entre los muebles y objetos que volaron con el estruendo. Personal de Protección Civil municipal logró sofocar rápidamente el incendio.

El ataque ocurrió poco después de las 10:00 de la noche en el antro “Caballo Blanco”, ubicado en las calles de Román Marín y Democracia, de la colonia Benito Juárez norte, una de las zonas más conflictivas de la ciudad ya que es considerada de tolerancia.

Los primeros testimonios fueron de los heridos que sacaron para ser trasladados al hospital, quienes señalaron que fue un grupo armado, que primero comenzó a disparar y luego lanzaron bombas molotov para incendiar el lugar.

Otros testigos señalaron que sólo escucharon un estruendo y una fuerte onda de calor. Algunos de los presentes “volaron” con la onda expansiva y presentan golpes y quemaduras. Hacia la medianoche las autoridades continuaban con el operativo.

Familiares de algunas de las bailarinas y trabajadores que se encontraban en el lugar, llegaron al sitio, en espera de conocer la suerte de cada uno de ellos. La orden de las autoridades de la Fiscalía fue que en el mismo lugar serían atendidos, una vez que terminaran las diligencias, por lo que permanecieron en el sitio, mientras los peritos criminalistas hacían su trabajo de campo.

Al menos seis carrozas llegaron en apoyo del Servicio Médico Forense.

De acuerdo con el reporte oficial, ocho lesionados fueron trasladados al IMSS y cinco más al hospital Comunitario de Coatzacoalcos.

El país está sumergido en una ola de violencia y el presidente de México López obrador dice que “el pueblo está feliz”, lo cual nos demuestra la ineptitud del gobierno federal y la incapacidad del gobierno de Veracruz para resolver la grave crisis de segirudad por la que atraviesa el estado, donde seguramente Cuitláhuac saldrá a decir “la culpa también es de Winckler”.